Hoy os traigo receta súper fácil y MEGA sana. No sé si habréis probado a cocinar al vapor pero es todo un descubrimiento para el paladar. Es como si, de repente, cada bocado cobrara vida en la boca y pudieras detectar todos los sabores de los alimentos.

Para que sepáis cómo va, he usado los siguientes ingredientes, que he puesto en una bandeja adaptable a las cacerolas de cocina, que es especial para cocinar al vapor.

INGREDIENTES

  • Un brócoli pequeño troceado.
  • Un trozo de batata troceada.
  • La mitad de un bulbo de hinojo (este aporta un sabor increíble a las comidas)
  • Un pak choi (que para los que no lo conozcáis es una variedad de col china súper sabrosa y rica en nutrientes) también troceado.
  • Dos cucharadas de ghee
  • Una pizca de sal del Himalaya
  • Cúrcuma
  • Un chorrito de zumo de lima o limón.

PREPARACIÓN:

Debajo de la bandeja, en la cacerola, he puesto un par de dedos de agua filtrada. He lavado y troceado las verduras, las he puesto en la bandeja, y las he tapado y dejado cocinando hasta que han quedado al dente.

Mientras tanto, he puesto a hervir agua para añadir al couscous con el que he acompañado mis verduras.

He pesado 120 gramos de couscous porque he hecho dos raciones. Luego, he pesado igual cantidad de agua + 30 gramos más, que es la cantidad que necesita el couscous para ablandarse y le he puesto una cucharadita de cúrcuma en polvo. Cuando el agua ha empezado a hervir, la he añadido al couscous y dejado aparte.

Una vez preparadas las verduras y el couscous, a la hora de emplatar, he puesto un poco de sal a todo, las dos cucharadas de ghee (que se derrite al calor residual del preparado) y el chorrito de zumo de lima (en mí caso). Se mezcla todo y… ¡a comer!.

¿Verdad que es sencillo y rápido?
Pues además de todo esto está lleno de nutrientes que, al cocinarlos al vapor, y ser alimentos ecológicos, estamos conservando íntegramente. En cuanto a los doshas sólo habría que hacer algún cambio con respecto al cereal utilizado para kapha (mejor usar un mijo, que es más ligero), eliminar la batata y usar solo una cucharada de ghee. Para vata y pitta, está bien equilibrado

😉

¡Espero que os guste!